CDMX y área metropolitana.

Es un estudio de rutina para observar la actividad eléctrica del corazón. El electrocardiograma puede suministrar mucha información sobre el corazón y su funcionamiento. Con este estudio es posible averiguar más sobre el ritmo cardíaco, el tamaño y funcionamiento de las cavidades del corazón y el músculo cardíaco. El electrocardiograma de una persona sana presenta un trazado particular. Cuando se producen cambios en ese trazado, el médico puede determinar si existe un problema. Por ejemplo, durante un ataque cardíaco, la actividad eléctrica del corazón cambia y ese cambio se registra en el ECG.

¿Cómo funciona?

Para que el corazón pueda latir, el nodo sinusal o sinoauricular (SA), que se encuentra en el corazón, debe generar un impulso eléctrico. El nodo SA permite que el corazón mantenga un ritmo regular. El electrocardiograma registra la energía eléctrica enviada por el nodo SA a través del corazón. Esto permite determinar si existe un problema que pudiera ocasionar latidos irregulares.

Se colocan sobre la piel pequeños discos de metal denominados electrodos. Los electrodos se utilizan para captar los impulsos eléctricos del corazón. Los impulsos se registran, proporcionándoles a los médicos una representación gráfica de la actividad eléctrica del corazón.

¿Qué puedo esperar?

No es necesario ningún tipo de preparación especial antes de someterse a un electrocardiograma.

Durante el estudio, estará acostado sobre una camilla. Un médico o una enfermera le limpiarán las zonas del cuerpo donde le colocará los electrodos, generalmente el pecho, las muñecas y los tobillos. Los electrodos tienen cables denominados «derivaciones» que se conectan al electrocardiógrafo.

Cuando se le hayan colocado los electrodos, le pedirán que se acueste y que permanezca inmóvil durante aproximadamente un minuto, mientras la máquina capta los impulsos eléctricos del corazón. El estudio es totalmente inofensivo e indoloro.